La narrativa de la Cuarta Transformación

Han pasado los primeros 100 días de gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, el cual, dentro de sus compromisos de campaña, mencionó que haría un corte señalando los avances y mejoras que el país ha tenido en estos primeros meses del sexenio.

Al margen de lo que se presente en dicho corte, hay algo que debemos señalar y es la narrativa que AMLO ha usado desde que empezó su carrera por la presidencia en el año 2000 y que hasta la fecha ha imperado y que se ha posicionado como un estilo no solo de narrar, sino de administrar y generar.

El discurso de AMLO, en todo momento, tiene dos bases: es simple y es directo. Es decir, usa un lenguaje que la mayoría entiende y asimila; y directo, porque logra conectar con las audiencias sin mayor explicación. A partir de la diferenciación entre los buenos y los malos; donde él, su gente y el pueblo es bueno, y lo malo es encarnado por los “ricos”, por los “poderosos” o por lo que para él, AMLO, representa lo contrario. Por ello, el uso del concepto CORRUPCIÓN, se ha vuelto el término favorito de este gobierno, ya que a partir de él, genera toda su narrativa ganando así el apoyo de la ciudadanía, pues se erige como el salvador, es decir, si él lo pide, si él lo dice, o si él lo decreta el país cambiará. Tenemos además, que todos los posicionamientos se fundamentan en sus dichos, en sus cifras, en sus datos y creencias, quitando así, de facto, la credibilidad a instituciones, organismos que llegan a contradecir o cuestionar sus dichos. Y esto lo hace relativamente fácil, echa mano de historias, de chascarrillos, de mensajes ambiguos y en cuestión de minutos le quita la atención y pasa a un segundo o tercer tema.

Más allá de la narrativa y el uso de símbolos, tenemos un presidente que en función de su mensaje genera discursos que trascienden y crean agenda y percepción y sobre todo, genera aliados incondicionales, pues al sugerir o dar a entender que si no avanza él y sus programas, es por culpa de los malos, a quien pone nombre y apellido, sin aportar pruebas contundentes y veraces, y que muchas veces, debe desdecirse en el transcurso del día o en la siguiente mañanera.

Todas estas acciones se reflejan en dos activos fundamentales: su imagen y su aprobación presidencial, una de las más altas de la historia reciente del país.

¿Cuál es el reto de esta narrativa? cumplir las altas expectativas que este gobierno ha creado, en el corto y mediano plazo, sino, al término de un año quizás, sea necesario que el gobierno deba cambiar sus estrategias y enfocarse en acciones y no solo mensajes.

Publicado originalmente en https://www.alcaldesdemexico.com/de-puno-y-letra/la-narrativa-de-la-cuarta-transformacion/

La comunicación social y la propaganda en los tiempos de la Cuarta Transformación


La comunicación social debe ser institucional, es decir, posicionar a las instancias y sus programas, pero hemos visto, en las últimas semanas, como éste concepto se ha desvirtuado.

Todo gobierno que se precie de transparente, democrático y cercano, debe ser accesible para sus ciudadanos, buscando, en principio, mantener informados a la población de las acciones y resultados, todo esto, por medio de las áreas de comunicación social de los gobiernos.

Una adecuada comunicación social no solo permite mantener al tanto de las acciones de un gobierno, sino que al mismo tiempo, establece puentes y conexiones del ámbito  social – político, facilitando así el intercambio de ideas, el apoyo y soporte de las y los funcionarios y generado opinión pública, que termina siendo un termómetro real de las percepciones del gobierno en turno.
Con todo esto, y con una estructura humana y con un presupuesto, los gobiernos pueden y deben hacer campañas y estrategias que abonen al ánimo colectivo y, sobre todo, a generar una imagen e identidad de las instituciones y sus funcionarios, pero es, al mismo tiempo, un arma que si no se utiliza con fines éticos,  puede convertirse en un instrumento propagandístico.

Definimos #propaganda “la forma de comunicación que tiene como objetivo influir en la actitud de una comunidad respecto a alguna causa o posición, presentando solamente un lado o aspecto de un argumento.” Presenta como tal, ciertas omisiones y sesgos que permiten encaminar al que recibe estos estímulos ( propaganda) a considerar, hacer suya o apropiarse de una idea sembrada y haciendo un cambio en la actitud.
Aunque en nuestros tiempos el término propaganda tiene un sesgo negativo, su origen fue neutro, de hecho, personajes como el relacionista público Edward Bernays propuso campañas de propaganda para que los EUA pudieran luchar, con  el apoyo del pueblo norteamericano, contra los alemanes.
Hasta este punto, tenemos claro que la comunicación social debe ser institucional, es decir, posicionar a las instancias y sus programas, pero hemos visto, en las últimas semanas, como éste concepto se ha desvirtuado y estamos ante un excesivo uso de la imagen, nombre y figura del Presidente López Obrador.


La ley en México es muy clara en el tema de la comunicación social, el artículo 134 constitucional dice:
“Los servidores públicos de la Federación, las entidades federativas, los Municipios y las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México, tienen en todo tiempo la obligación de aplicar con imparcialidad los recursos públicos que están bajo su responsabilidad, sin influir en la equidad de la competencia entre los partidos políticos. La propaganda, bajo cualquier modalidad de comunicación social, que difundan como tales, los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno, deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público. Las leyes, en sus respectivos ámbitos de aplicación, garantizarán el estricto cumplimiento de lo previsto en los dos párrafos anteriores, incluyendo el régimen de sanciones a que haya lugar.


No obstante lo anterior, basta con dar un vistazo a las redes sociales del Gobierno de México y podremos encontrar el regreso del presidencialismo y el culto a la personalidad de AMLO, no hay día que no  aparezca en medios, que su imagen y frases sean replicadas no solo por sus seguidores, sino por las mismas dependencias que al hacerlo,  incurren en faltas al artículo arriba citado o bien, al artículo 9 de la Ley de Comunicación Social:
Artículo 9.- Además de lo previsto en el artículo 21 de esta Ley, no se podrán difundir Campañas de Comunicación Social, cuyos contenidos:
I. Tengan por finalidad destacar, de manera personalizada, nombres, imágenes, voces o símbolos de cualquier servidor público, con excepción de lo previsto en el artículo 14;
II. Incluyan mensajes discriminatorios, sexistas o contrarios a los valores, principios y derechos constitucionales;
III. Inciten, de forma directa o indirecta, a la violencia o a comportamientos contrarios al ordenamiento jurídico, y
IV. Induzcan a la confusión con los símbolos, ideas, expresiones, diseños o imágenes empleadas por cualquier organización política o social.


En momentos donde el ambiente del país se vive cambiante, donde el diálogo queda rebasado por la descalificación y donde lo institucional se deja de lado, es necesario y primordial que las áreas de comunicación social del Gobierno de la 4T asuman su papel y la congruencia y la coherencia sean las bases de toda estrategia de comunicación.


Felipe Reyes Barragan
felipereyesbarragan@outlook.com
felipereyesbarragan.blog

#Gobernar es #comunicar, comunicar es gobernar

Una frase que encierra un gran significado y, sobre todo, un interesante desafío, en una época donde la información se genera en cuestión de segundo y se difunde apenas esta nace.

Atrás quedaron los tiempos donde los gobiernos podían quedarse tras bambalinas, ahora, la ciudadanía exige estar informada en todo momento, tan es así, que ahora con el tema del desabasto de gasolina en al menos 9 estados del país, la información que el gobierno federal y los estatales y municipales ha sido cuestionada por carecer de dos principios básicos: oportuna y  concreta.

Entendemos que cuando un gobierno se comunica de forma eficaz y eficiente, no solo logra contener los ánimos de los ciudadanos, sino que logra convertirlos en aliados de sus políticas y estrategias , pero ojo,  los que ayudan son los aliados informados que cuestionan, debaten y defienden con argumentos,  por interés y no por adoración a las figuras del poder, situación que hemos visto en redes sociales donde el debate racional y  estructurado es dejado de lado por las pasiones y los posicionamientos que , desde las vísceras, nos hacen responder cualquier contenido y opinión.

Una adecuada comunicación hace de los gobiernos entes que son percibidos como exitosos o funcionales; hagamos un ejercicio  rápido, de los gobiernos actuales ¿Cuál pudiera ser considerado como exitoso en función de sus estrategias de comunicación social?

Continua la lectura aquí: https://www.alcaldesdemexico.com/uncategorized/gobernar-es-comunicar-comunicar-es-gobernar/

Los retos de la #comunicación #social y #política de #AMLO.

En estos días que han pasado desde que Andrés Manuel López Obrador tomó posesión como presidente de México, hemos podido ver cómo será el nuevo esquema de la comunicación y su gabinete hacia la sociedad.

Ha llamado la atención su estrategia, la falta de ella así como el centralismo con que ahora la presidencia se maneja.

Desde la ambigüedad y contradicción en tema sensibles como lo es el Nuevo Aeropuerto,  la Guardia Nacional y la Ley de remuneraciones, hasta la contundencia en eliminar reformas, desaparición de dependencias, es decir, hemos pasado por vaivenes en la forma comunicar y ser informados lo que ha generado un mar de comentarios, opiniones y percepciones que no abonan en mucho a la estabilidad del país, que más allá del divisionismo político, se encuentra inmerso en una realidad que ahora nos define.

AMLO retoma la conferencias matutinas mejor conocidas como “mañaneras” con el argumento de citar a los medios para generar la agenda y que los mexicanos estemos informados, así,  hemos visto  reportes de seguridad, chascarrillos, colados que van y piden apoyos o venden servicios,  declaraciones y posicionamientos poderosos. Si bien en la comunicación una de las máximas es informar bien y a tiempo, esta estrategia, la de las conferencias matutinas, terminará por saturar y agotar a los que asisten y a quien la preside. Lo cierto es que más que estar todos los días informando que se hará, lo que resulta más efectivo son los resultados, y los tiempos corren.

Continua la lectura en: https://www.alcaldesdemexico.com/de-puno-y-letra/los-retos-de-la-comunicacion-social-y-politica-de-amlo/

Publicado originalmente en https://www.alcaldesdemexico.com/de-puno-y-letra/los-retos-de-la-comunicacion-social-y-politica-de-amlo/

Relaciones Públicas gubernamentales.

Las relaciones públicas gubernamentales son eficaces cuando logran la cohesión y la estabilidad social, movilizando, al mismo tiempo, el interés de los ciudadanos.

Los tiempos cambian y la necesidad de establecer vínculos cada vez más cercanos y efectivos, tanto al interior como al exterior, ha permitido que los Gobiernos establezcan planes de relaciones públicas para poder comunicar e incidir de una mejor manera entre los ciudadanos.

Las relaciones publicas, por definición son un conjunto de acciones de comunicación estratégica coordinadas y sostenidas a lo largo del tiempo, que tienen como principal objetivo fortalecer los vínculos con los distintos públicos, escuchándolos, informándolos y persuadiéndolos para lograr consenso, fidelidad y apoyo de los mismos.

Es innegable que ante el panorama actual en México, los Estados y los Municipios, hoy más que nunca las áreas de comunicación social deben integrar, de forma consiente, estratégica y planeada acciones de vinculación, comunicación y posicionamiento.

El proyectar una buena imagen de las instituciones, sus programas y su estructura, genera confianza y aceptación entre los ciudadanos y también entre los diversos stakeholders, cuando esto pasa, los beneficios son mayores, por ejemplo, con un clima de confianza, se pueden lograr la atracción de inversiones; el apoyo a programas, la credibilidad de las instituciones, de esto y otras acciones se deriva el éxito de los gobiernos.

Con frecuencia encontramos que los mismos gobiernos no saben identificar cuáles son los programas, proyectos y acciones de alto impacto y nos vemos inmersos en una abrumadora difusión sin orden y sentido, por ende, los programas que son exitosos pasan a segundo término, es decir, se pierde la oportunidad de impactar.

No olvidemos que una mala comunicación es un peligro eminente.

¿Qué acciones contemplar en el desarrollo de las relaciones públicas gubernamentales?

– Generar y mantener la confianza de la población hacia las acciones y programa públicos.

– Desarrollar un programa de comunicación estratégica, no pautas, que tengan como finalidad informar a la ciudadanía de las acciones cotidianas y especiales que dia a día generan los entes públicos-.

– Ponderar el que los servidores públicos asuman una actitud de servicio hacia los ciudadanos.

Una premisa fundamental a la hora de “hacer” Relaciones Públicas es entender que la comunicación debe ser “INSTITUCIONAL”, manteniendo en primer orden la idea de que lo que estamos posicionando es la institución y sus programas y no a los titulares, en estricto sentido, al mantener informados a nuestros públicos de las acciones y estrategias, al mismo tiempo generamos una imagen de los funcionarios.

Las relaciones públicas gubernamentales son eficaces cuando logran la cohesión y la estabilidad social, movilizando, al mismo tiempo, el interés de los ciudadanos, haciéndolos protagonistas y responsables de la marcha de los programas públicos y por lo del poder político.

¡Seguimos en contacto!

Felipe Reyes Barragan

felipereyesbarragan@outlook.com

https://felipereyesbarragan.blog/

#Actualizado Datos interesantes sobre la banda #presidencial, ¿Cuál es el orden de los colores, en que momento se porta, ¿Quién la confecciona? #México

La Banda Presidencial  “constituye una forma de presentación de la Bandera Nacional y es emblema del Poder Ejecutivo Federal, por lo que sólo podrá ser portada por el Presidente de la República, y tendrá los colores de la Bandera Nacional en franjas de igual anchura colocadas longitudinalmente, y con la modificación que el  Senado aprobó en cuanto a volver al anterior articulo sobre  la colocación de colores de la banda presidencial y  que turnó al Ejecutivo para su promulgación, a fin de que los ajustes estuvieran listos para la toma de protesta de Andrés Manuel López Obrador como Presidente de la República mañana sabado 1 de diciembre. El  color verde corresponderá ahora a la franja superior; lleva el Escudo Nacional sobre los tres colores, bordado en hilo dorado, a la altura del pecho y los extremos rematan con un fleco en color oro.http://www.milenio.com/politica/amlo-estrenara-banda-presidencial-senado-aprueba-cambiar-orden-colores ( Artículo 34)

Asi se vera la banda presidencial:

Resultado de imagen para banda presidencial

Este cambio nace de una iniciativa del grupo parlamentario MORENA quién modificó la ley para dar paso a una reforma bajo el siguiente criterio:

“Este protocolo formó parte de la historia de México durante 86 años, hasta la reforma de 2010, cuando se cambió el orden de los colores, colocando el color rojo en la parte superior, seguida del color blanco y finalmente el color verde en la parte inferior, alterando el orden que durante 26 años se encontró regulado en la ley, desde 1984. Esa reforma interrumpió una parte importante de la historia de México al cambiar un uso institucional, por un criterio que no corresponde a la historia nacional, por lo que ahora se pretende retomar las formalidades y el protocolo tradicional de la banda presidencial, considerado uno de los símbolos más importantes de nuestro país”.

¿En qué momento se porta la banda presidencial?

Según el artículo 35, la banda presidencial se debe portar en las ceremonias de mayor solemnidad como lo es la transmisión de poderes, el informe anual del presidente de la República, la ceremonia del grito de Dolores y por último, en la ceremonia de cartas credenciales que preside el presidente para acreditar a las y los embajadores en el país.

La misma ley indica que el único que puede portar la banda presidencial es el titular de la presidencia exclusivamente. Esta indicación  se mantiene a raíz de un amparo que fue promovido por José Román Bartolo Pérez, Alcalde de San Salvador El Seco, Puebla, quien argumentó una supuesta inconstitucionalidad al limitar el uso de la Banda Presidencial solo al Presidente de la República.

¿Quién confecciona la banda presidencial?

Desde hace 42 años, Enrique Torres es la persona que se encarga de confeccionar la Banda Presidencial que los presidentes portan el día de la toma de posesión, de forma legal y oficial.

 Enrique Torres, ha confeccionando las bandas presidenciales  de Miguel de la Madrid 1982, Carlos Salinas de Gortari en 1988, Ernesto Zedillo en 1994, Vicente Fox en el 2000, Felipe Calderón en 2006, Enrique Peña Nieto en 2012 y finalmente Andrés Manuel López Obrador este 2018. 

Por la duración del mandato de más de 6 presidentes Enrique se ha dedicado ha este trabajo(Internet)

Los ciudadanos, el verdadero contrapeso en la política.

 

Imaginar el escenario político que hoy vivimos sería impensable hace un par de años. Políticamente en México hemos vividos en un  equilibrio de poderes, que sin ser muchas veces un contrapeso real, sí hacía las veces de aduana para mitigar y controlar un poco el ejercicio del poder, ya fuera de la figura presidencial o de la cámara de diputados y senadores.

Bajo la nueva configuración actual, donde una mayoría política controla gran parte de las tribunas en todo el país, se hace más necesario que la ciudadanía, toda, ejerza su derecho y sea garante, no solo del cumplimiento de las promesas  y acciones de los gobernantes en turno, sino también de cuidar las ganancias que en materia democrática, electiva, de comunicación y libertades hemos ganado.

Y ojo, esta afirmación, la del contrapeso ciudadano, no tiene que ver con el color ni la ideología del partido en el poder, sino en el posicionamiento que cada uno de nosotros debe  tener en este país.

Al margen de consultas ciudadanas, de medidas populistas o de simples afectos, las y los ciudadanos debemos ser más conscientes que nuestras acciones y omisiones, marcan el rumbo del país. Ejemplos en el mundo hay varios, donde los ciudadanos unidos logran cambios estructurales que serían impensables en “democracias” existentes.

Hoy más que nunca el momento es el ideal, ante escenarios de corrupción, de impunidad, de desconfianza hacia todo y hacia todos y ante una sorprendente e  inimaginable lluvia de ideas, acciones y medidas que los y las ciudadanas proponen en espacios digitales y tradicionales, es  tiempo de garantizar que estos contrapesos sean escuchados ¿El reto de los gobiernos? No descalifica ni minimizar las expresiones, reflexiones y acciones de quienes somos, al final del día la razón de ser de los gobiernos.

Los gobernantes, en cualquiera de las esferas, debe garantizar que la formulación de propuestas que emanen desde la sociedad organizada, sean consideradas un gesto  positivo hacia la construcción de un país, que más allá de sus gobiernos, se mantenga en marcha, al final no podemos olvidar ni obviar que la democracia se construye entre todos.

Felipe Reyes Barragan

felipereyesbarragan@outlook.com

A %d blogueros les gusta esto: