Los ciudadanos, el verdadero contrapeso en la política.

 

Imaginar el escenario político que hoy vivimos sería impensable hace un par de años. Políticamente en México hemos vividos en un  equilibrio de poderes, que sin ser muchas veces un contrapeso real, sí hacía las veces de aduana para mitigar y controlar un poco el ejercicio del poder, ya fuera de la figura presidencial o de la cámara de diputados y senadores.

Bajo la nueva configuración actual, donde una mayoría política controla gran parte de las tribunas en todo el país, se hace más necesario que la ciudadanía, toda, ejerza su derecho y sea garante, no solo del cumplimiento de las promesas  y acciones de los gobernantes en turno, sino también de cuidar las ganancias que en materia democrática, electiva, de comunicación y libertades hemos ganado.

Y ojo, esta afirmación, la del contrapeso ciudadano, no tiene que ver con el color ni la ideología del partido en el poder, sino en el posicionamiento que cada uno de nosotros debe  tener en este país.

Al margen de consultas ciudadanas, de medidas populistas o de simples afectos, las y los ciudadanos debemos ser más conscientes que nuestras acciones y omisiones, marcan el rumbo del país. Ejemplos en el mundo hay varios, donde los ciudadanos unidos logran cambios estructurales que serían impensables en “democracias” existentes.

Hoy más que nunca el momento es el ideal, ante escenarios de corrupción, de impunidad, de desconfianza hacia todo y hacia todos y ante una sorprendente e  inimaginable lluvia de ideas, acciones y medidas que los y las ciudadanas proponen en espacios digitales y tradicionales, es  tiempo de garantizar que estos contrapesos sean escuchados ¿El reto de los gobiernos? No descalifica ni minimizar las expresiones, reflexiones y acciones de quienes somos, al final del día la razón de ser de los gobiernos.

Los gobernantes, en cualquiera de las esferas, debe garantizar que la formulación de propuestas que emanen desde la sociedad organizada, sean consideradas un gesto  positivo hacia la construcción de un país, que más allá de sus gobiernos, se mantenga en marcha, al final no podemos olvidar ni obviar que la democracia se construye entre todos.

Felipe Reyes Barragan

felipereyesbarragan@outlook.com

Generación Alfa, la venganza de los Millenials

Generación Alfa, la venganza de los Millenials

Generación Alfa, la venganza de los Millenials
— Leer en bitacorarp.com/2018/10/12/generacion-alfa-la-venganza-de-los-millenials/

Las redes sociales como canal de diálogo

Los gobiernos hoy enfrentan retos que hace algunos años ni siquiera figuraban en el radar y me refiero al poder que tienen las redes sociales y quienes las usan, para desde ahí generar presión y en un momento dado, convertir una conversación en una tendencia y de ahí, en opinión pública.

Cierto es que antes los ciudadanos teníamos otras maneras de hacernos expresar, ya fuera de viva voz en formatos donde los gobiernos ponían al alcance de los habitantes la facilidad de expresarse frente a los titulares, o bien, por medio de marchas, manifestaciones, cartas abiertas o quejas expresas en radio   y televisión.

Hoy esas formas de expresión son complementadas y muchas veces rebasadas por las redes sociales que han resultado ser una vía efectiva, en la mayoría de los casos en situaciones de denuncia y de apoyos.

Las RRSS han dejado de ser solo un espacio de entretenimiento y se han convertido en una manera de redefinir la opinión pública, generando acciones positivas y negativas, y es que no podemos negar que el uso de las mismas ( RRSS) puede ser un arma de dos filos, ya que pueden ser el canal de una demanda genuina o de un linchamiento mediático digital solo por el hecho de no coincidir en opiniones, y los gobiernos y sus áreas de comunicación deben ser conscientes del poder de esta herramienta.

Los últimos meses hemos visto como la seguridad de las redes se ha visto comprometida y más allá, que las mismas redes han sido utilizadas para generar tendencias y movimientos, muchas veces artificiales, donde no son los usuarios, humanos, quienes las originan, sino granjas virtuales donde un tema puede ser convertido en una tendencia en cuestión de horas y generar así, conversaciones artificiales.

“La propaganda informática es ahora una de las herramientas más poderosas contra la democracia” y por ello las plataformas digitales “necesitan rediseñarse significativamente para que la democracia sobreviva a las redes sociales”, fue la conclusión de los expertos de Oxford sobre el tema y por lo tanto debemos ser cuidadosos en el monitoreo de la información, estar al tanto de lo que se genera en las redes sociales donde tengamos presencia y sobre todo, definir y tener claro las políticas de comunicación en espacios digitales, el seguimiento de las mismas y el protocolo a seguir en una eventual crisis mediática.

Hoy más que nunca debemos comunicar lo verdaderamente importante y los ciudadanos y usuarios, todos, debemos entender que estos canales de comunicación deberían usarse para fines positivos, y no ser canales para propagar rumores, mentiras, para denigrar y humillar.

Los males de la comunicación social y política: la ambigüedad, la inconsistencia y la incongruencia.

Actuar y hablar como si siguiera en campaña abona a un momento inestable, innecesario además. Los ciudadanos queremos realidades, queremos los “cómos” y no los “para qués”

“El lenguaje político está diseñado para que las mentiras suenen como verdades, que el crimen parezca respetable y para darle consistencia a lo que es puro viento”

George Orwell, periodista y escritor  en su ensayo “La política y la lengua inglesa”

Todos los días, al hojear los diarios o ver las noticias en la internet, somos receptores de una gran cantidad de información y mucha de ella es generada por los gobiernos, dependencias y funcionarios, creando así una imagen y percepción que puede generar una opinión publica del acontecer cotidiano.

En el caso de México y ante la próxima entrada del nuevo gobierno, todos los días leemos y escuchamos declaraciones y opiniones de los principales actores políticos y que para bien o para mal, están generando una especie de nerviosismo por lo ambiguo de los mensajes y sus contradicciones entre sí.

¿Qué deben hacer entonces los equipos de comunicación?

1.- Tener muy en claro que “Comunicación es poder. Poder es comunicación”

2.- Ajustar los mensajes, que no es lo mismo que omitir, a los ciudadanos y al contexto en el que se desenvuelven.

Continúa la lectura en:

https://www.alcaldesdemexico.com/de-puno-y-letra/la-ambiguedad-en-la-comunicacion-social-y-politica/

#Comunicación digital: #Gobierno en #RRSS

En los últimos años hemos visto cómo los gobiernos en todo el mundo han vuelto sus ojos a las distintas plataformas sociales para comunicarse con sus ciudadanos y al mismo tiempo, marcar la agenda que será el tema del día.

La tecnología cambia, las formas de comunicar también deben hacerlo, hoy, más que nunca, es importante establecer un plan que sirva a los gobiernos y sus funcionarios para acercarse a los ciudadanos en redes sociales y sobretodo, comunicar con efectividad y cero ambigüedad.

Y menciono ambigüedad, porque a diferencia de los medios tradicionales, en las redes sociales no hay límites ni topes, puede decirse lo que sea, como sea, y a quien sea y seguramente ese mensaje tendrá un impacto, quizás positivo, quizás negativo, pero comunicará, creará y mantendrá la imagen que los usuarios tengan del emisor del mensaje.

La comunicación en redes sociales debe generar confianza,  empatía y sobre todo, debe legitimar el trabajo de las instituciones, funcionarios y gobiernos

Simplemente recordemos como es que el Presidente de los EEUU, Donald Trump ha causado revuelo con un simple tweet, provocado lo mismo la baja de una moneda, como la crítica de un sector simplemente por un enunciado de hasta 240 caracteres.  Esta facilidad, que en el pasado no se tenía, pues digamos que los mensajes eran (lo siguen siendo) filtrados por los medios, a manera de mediación, ahora son totalmente abiertos,  tan simple como que un usuario en tiempo real trasmita completo e íntegro un discurso de algún funcionario, es decir, es más complicado poder atenuar un mensaje después de que este salió en redes sociales.

En México, según las últimas encuestas y estudios, pasamos cerca de 8 horas en navegación en internet, de esas horas,  180 minutos los dedicamos a las redes sociales, ya sea para interactuar, generar o simplemente mirar.

En cuanto al uso de las redes, podemos decir que Facebook sigue siendo el rey al abarcar cerca de un 95% de popularidad, seguido de  Whatsapp, que si bien no es red , tiene un 93% de preferencia, lo sigue twitter con cerca de 66%.

Si bien es cierto que en todas las redes se comunica, twitter es un caso especial, pues es donde, por su brevedad y rapidez, los mensajes generan mayor impacto, sino ¿recuerda algún ejemplo de un mensaje oficial que haya tenido más impacto en facebook que en twitter?.

Bien, ahora vayamos al análisis de las redes sociales de los funcionarios e instituciones en México: les hace falta color, son frías y aburridas.

Continua la lectura aquí

#Actualizado El minuto a minuto previo a la ceremonia del #grito de #independencia en #México.

Resultado de imagen para zocalo independencia

Oficialmente no hay un #protocolo que marque lo que debe pasar minuto a minuto, sin embargo, la tradición y la experiencia de los últimos años ha generado “guión” que si bien no es el oficial, es el que suele seguirse por el Presidente del país previo y durante el  #gritodeindependencia.

Antes del grito

  1. El presidente se coloca la banda presidencial ( Más información aquí.)  en el despacho de Palacio NacionalResultado de imagen para enrique peña nieto y la banda presidencial
  2. Cerca de las 23:00 horas, todo se encuentra listo en el salón de recepciones de Palacio Nacional, rumbo al balcón presidencial desde donde dará el grito y tañira la campana de doloresResultado de imagen para salon de recepciones palacio nacional
  3. Al llegar al final del pasillo del salón de recepciones, recibirá el lábaro patrio por parte de la escolta del Heroico  Colegio Militar, que minutos antes recorrió el lugar hasta llegar al sitio o punto establecido.Imagen relacionada
  4. El Presidente toma la bandera y sale solo con ella hacia el balcón, desde donde dará el grito de independencia ante miles de mexicanos congregados en la plaza o zócalo de la ciudad y que además es televisado y transmitido a todo el país. Detrás de él, permanece su esposa, Primera dama.Resultado de imagen para presidente peña en el balcon
  5. Lo que suele decirse, a manera de guión es variable, pero por lo general es: “¡Mexicanos!, ¡Vivan los héroes que nos dieron patria!, ¡Viva Hidalgo!, ¡Viva Morelos!, ¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez!, ¡Viva Allende!, ¡Vivan Aldama! ¡Viva Matamoros!, ¡Viva la independencia nacional!, ¡Viva México! ¡Viva México! ¡Viva México!”                                                                                                                                           Cada Presidente en turno suele darle un toque personal, así Lázaro Cárdenas gritó; “viva la revolución social” o  Vicente Fox mencionó a  Viva Leona Vicario, añadiendo” viva nuestra democracia, vivan nuestras instituciones, y viva la unidad de las y los mexicanos.”
  6. Al término de las arengas, la Primera Dama se acomoda al lado del Presidente y lo acompañan sus hijos.  En los balcones aledaños, están presentes titulares de los otros poderes del País así como invitados especiales que la propia Presidencia de la república convoca.
  7. El acto culmina con un espectaculo de fuegos artificiales. https://www.youtube.com/watch?v=ub0k0jGqmZQ

Te compartimos un video de @PresidenciaMX con un breve resumen de lo que pasa en la #ceremonia del #grito.

¿Cómo se elabora una bandera?

FABRICACIÓN DE UNA BANDERA

La SEDENA tiene talleres especializados en la confección de una bandera y personal especializado en ellos

El proceso inicia en la fábrica de teñidos, acabados y estampados donde anualmente se preparan y tiñen 60 mil metros lineales de tela de 1.60 metros de ancho, 96 mil metros cuadrados de tela para banderas, equivalentes al doble del área del Zócalo Capitalino o 16 veces la superficie de la cancha del Estadio Azteca.

Estas telas, que luego se convierten en lienzos, resisten viento, rayos ultravioletas e incluso lluvia ácida.

El escudo nacional , en el caso de banderas de escritorio u oficina ,es elaborado a mano, con hilos, como canutillo y lleva aproximadamente dos semanas.

Resultado de imagen para elaboración  bandera de mexico

Cuando se trata de una megabandera, 4 operarios pintan minuciosamente el escudo, y al finalizar, viene lo mas pesado, estirar todo el lienzo para lo cual se requieren 160 elementos.

Resultado de imagen para elaboración  bandera de mexico

Una megabandera  tendrá un año de vida y llegará a pesar 250 kilos seca y 500 kilos mojada.

Resultado de imagen para elaboración  bandera de mexico

#Imagen y #comunicación del #Gobierno #electo

El día posterior a las elecciones, los y las ganadoras deben cambiar el chip y dejar atrás la campaña y empezar, ahora sí, con los números y la certeza de saberse ganadores, a planear y presentar la imagen y comunicación del gobierno entrante.

En México y al nivel federal, el margen fue tan amplio en la victoria  que no es necesario plantear estrategias, al menos en el arranque, de implementar un gobierno de coalición, como cuando se dan las votaciones cerradas y se recurre a ella (coalición), para dar certidumbre y a la vez, integrar a las fuerzas políticas en un solo gobierno.

Somos testigos, desde el 2 de julio, de cómo el presidente electo ha empezado a mover las piezas para iniciar el proceso de transición y que culminará  el 1 de diciembre.

Pues bien, todo esto, los pronunciamientos, las reuniones, las declaraciones del futuro gabinete  no son más que acciones que pretenden mostrar y posicionar la imagen y la comunicación que el gobierno tendrá los próximos 6 años. Una premisa fundamental es que esta imagen debe coincidir con la misma que se presentó como parte de la campaña, es decir, si antes de la elección el “candidato” mostraba una imagen, ahora, como funcionario electo, debe mantenerla y en todo caso, reforzarla, aunque es bien sabido que una cosa es lo que se dice en las campañas y otra, a veces distinta, la que se ofrece en los mandatos, derivado de varios aspectos que inciden e influyen.

¿En que debe basarse esta imagen y comunicación?

No es una pregunta fácil de responder, para ello, deben implementarse encuestas, sondeos, focus group, y tomar en cuenta lo que en campaña la gente pedía, así como lo que se comenta en redes sociales y de boca en boca. Es con esa información que los gobernantes deben implementar su marketing político, agregando nuevas cualidades, pero sin renunciar  a la personalidad  y estilo, que en términos reales, fue lo que lo llevo a ganar.

¿Qué pide la ciudadanía?

Basar la comunicación e imagen de un gobierno entrante es un tema complejo, pero detectamos al menos, y en este momento 4 temas fundamentales:

  1. Honestidad y congruencia
  2. Unidad y respeto
  3. Tolerancia y empatía
  4. Cumplimiento de cada una de las promesas emitidas en campaña.

Continúa el artículo aquí

La credibilidad de las y los ganadores de las elecciones 2018

Terminaron ya las elecciones, el PREP finalizó,  y tenemos ya a los y las ganadoras del ejercicio democrático que vivimos los últimos meses y que concluyó  la noche del domingo 1 de julio.

Ese día, el país durmió con la noticia de tener un nuevo presidente, que emana de un  partido que se ha convertido, por sí solo y en coalición, en la primera fuerza política en este país, al tener mayoría en la cámara de Diputados y de Senadores.

¿Qué sigue entonces?

Atrás quedaron las campañas, al menos asi deberia ser.

Las y los “elegidos” deberán ser conscientes ahora, más que nunca, que serán objeto del escrutinio social y por ende, deberán ser más cuidadosos en su manera de comunicarse, de actuar, en lo público y en lo privado,  y generar así una  percepción positiva que incida en un buen arranque y reconstrucción que México necesita y requiere.

Menciono esto por los recientes sucesos en RRSS donde  hemos visto las reacciones al video de celebración de una senadora, o el tweet de un actor, ahora diputado, que en tono burlesco confrontó a quienes días atrás habían hecho mofa de él al haber usado, de forma incorrecta, una palabra.

Hablamos de dos temas entonces, la legitimidad, que no está en duda al haberse dado márgenes contundente en los ganadores de las elecciones,  y de la credibilidad, este activo que muchos y muchas virtuales funcionarios tendrán que construir, reforzar o mantener, según sea el caso.

No podemos olvidar que los ciudadanos sabemos que el político es creíble por el ejemplo y las acciones de este.

No sería mala idea entonces que aplicaran la frase que se dice, se mencionó en un ayuntamiento español, por uno de los concejales: “Juro ser el primero en el sacrificio y el último en el beneficio”

Y tener claro, quienes ostentarán el poder a nivel municipal, estatal y federal, que la vocación de servicio y  no el poder por tener, es lo que debe marcar las acciones y sobre todo la comunicación, y evitar en lo posible situaciones que desvirtúen y minen el camino hacia una democracia que tanto queremos y buscamos, sin menoscabo, claro está, de la libertad de expresión, fundamental en México.

La comunicación social de los funcionarios y los gobiernos en funciones no debe ser un universo incontrolable de percepciones, ya que lo que él y la ciudadana perciben es lo que genera  la imagen del gobierno  y por lo tanto, podría acarrear consecuencias políticas. La imagen es percepción y la credibilidad, la base de todo gobierno, esperemos entonces sea el pilar en la comunicación de las y los elegidos.

Tras las elecciones, la comunicación

Tras las elecciones, la comunicación

Publicado Por 

Estratega en Protocolo, Relaciones Públicas y Comunicación. Estudió la maestría en Comunicación Social y Política y en los últimos años se ha especializado en la aplicación del Protocolo como herramienta de comunicación en las organizaciones y en los eventos. Profesor y speaker en diversos congresos y foros académicos y empresariales. twitter Twitterfacebook Facebook Blog:felipereyesbarragan.blog

El entendimiento de las plataformas digitales, así como las audiencias en los canales tradicionales y digitales serán fundamentales para los nuevos alcaldes, gobernadores,  congresistas y  presidente.

Hemos vivido en México los últimos meses, de un proceso electoral, que aunque se ha dividido en varias etapas,   intercampañas, pre campañas y campaña, que ha resultado  pesado y sobretodo, atiborrado de información, real y falsa, las fake news.4

A escasos días de que termine el periodo oficial de campañas y entremos en una pausa de reflexión previa al  1 de julio,  debemos tener en claro que el reto de los que ganen y asuman los puestos de elección popular apenas comienza y no será cosa fácil.

Seguramente la semana de 2 al 8 de julio veremos discursos de júbilo, de reclamo, de dudas, de incertidumbre, de felicidad y alegría, otra vez estaremos expuestos a un mar de opiniones y percepciones que pueden derivar en un inicio errático de las nuevas administraciones que irán tomando posesión a partir el mes de septiembre y así hasta que los nuevos gobiernos locales, estatales y federales tomen su lugar.

Independiente del resultado que tengamos en México la noche del 1 de julio, las y los nuevos titulares se enfrentarán a un país ávido de resultados, de acciones y sobre todo, de certezas.

Atrás quedaron los tiempos en que se podía gobernar desde los medios tradicionales y con discursos genéricos, ahora, el mantenerse pasivo ante una situación  genera resultados y percepciones que pueden debilitar y tumbar, en casos concretos, gobiernos y funcionarios.

Vamos en camino a una comunicación efectiva, real y empática. Es necesario que quien quede al frente, tenga el perfil y si no, que se apoye de quien si lo tenga, pues  la comunicación, como fondo y forma,  preparación y perfiles preparados y formados para “comunicar  y conectar”.

Habilidades como el análisis de la información, la agilidad en la respuesta, la agudeza mental para enfrentar situaciones de caos, el entendimiento de las plataformas digitales, así como las audiencias en los canales tradicionales y 3.0 serán fundamentales para los nuevos alcaldes, gobernadores,  congresistas y  presidente.

Sea quien sea el ganador, se encontrará con un país fracturado, roto y sobre todo, desesperanzado,  y quien logre abrir el diálogo sin importar colores y pasiones, regresará a esa comunicación  donde las palabras trascienden y entonces, generen acciones. Sí, hay que saber comunicar lo bueno pero también lo malo, y no en un ánimo derrotista, sino para buscar que las cosas no pasen tan rápido que de pronto nos olvidemos de ellas.

Bajo esta intención no podemos olvidar la premisa: “La esencia de todo proceso de comunicación es que el ser percibe y es percibido”  por lo tanto, para el  ciudadano, su percepción es  su propia realidad y aunque  el tema de las percepciones, apariencias y creencias es tan amplio como discutible, lo cierto es que en la comunicación social, si, esa que se encarga de generar mensajes y hacerlos aprehensibles para quien los vea, escuche y sienta, la percepción es el punto de partida y de llegada de toda campaña de comunicación y ese es el reto ante el escenario actual, un país dividido y polarizado.

 

Otras colaboraciones en https://www.alcaldesdemexico.com/de-puno-y-letra/tras-las-elecciones-la-comunicacion/

El arte de la #precedencia en el ámbito público.

El arte de la precedencia en el ámbito público.

 

descarga (1)

 

En las pasadas colaboraciones hemos hablado del protocolo y de cómo esté, bien aplicado, incide en la comunicación y posicionamiento de un funcionario y de una dependencia o instancia pública gubernamental.

 Hoy hablaremos de las precedencias, que podemos definir de forma sencilla, como la ubicación en tiempo y espacio de los anfitriones, personalidades y funcionarios que presiden un acto o evento, ya sea sustentada bajo leyes, decretos o normas cuando se trata de un evento de gobierno ( Informe de resultados, gira de trabajo, reunión) o bien , cuando se trata de eventos o actos organizados por terceros, muchas veces del ámbito privado, donde los usos y costumbres propios de cada organizador, evento, sede o país son los que determinan, en algunos casos el orden de acomodo de las personalidades presentes.

Establecer las precedencias en un acto no es tarea sencilla. Debemos establecer primero si se trata de un acto oficial, de un acto privado con la participación de funcionarios de los 3 niveles de gobierno o bien si es un acto social donde el o la anfitriona sean, en este caso, el punto de atención focal, por ejemplo, una boda.

Es importante señalar que en el caso de los funcionarios de primer nivel, su jerarquía, por el nivel que estos ostentan, nunca se pierde, es decir, el Alcalde podría ir a la fiesta de un amigo suyo, y no por esto dejará de ser representante, por supuesto, el trato que este recibirá debe adaptarse, bajo el principio de respeto, al ámbito donde este  esté presente.

El tema de las precedencias es todo un arte, pues influyen muchos aspectos a nivel personal y por supuesto, laboral. La buena noticia es que existen infinidad de criterios aceptados y seguidos por muchos departamentos y jefes de protocolo tanto a nivel oficial como privado, y muchos de estos criterios, al menos lo que aplican para funcionarios, están señalados en documentos legales. En México, podemos citar la Constitución, donde señala el orden de las Secretarías de Estado y por ende, el orden de acomodo de sus titulares, en un evento, donde por ejemplo, presidiera el Presidente del país.

Lo cierto es que establecer las precedencias no solo implica información y formación, se requiere algo especial, me refiero a la habilidad y sensibilidad para poder manejar los egos de los invitados que desean ser protagonistas fugaces, al menos desde su misma ubicación, así, quien se siente al final de la hilera de sillas podría sentirse mal atendido y entonces provocar una situación incómoda. Esto es algo que un jefe de protocolo debe contemplar y resolver.

 

Lo básico

Establecer las precedencias implica conocer el objetivo del evento, la razón de estar de los invitados y el sentido e impacto que estos tendrán según el acomodo que de los mismos establezcamos, por ello, las precedencias no serán iguales, aunque se trate de actos similares y con los mismos invitados. Eso es lo que convierte a la precedencia en todo un arte.

La precedencia no sólo se da en presidiums, se da también en mesas, en recorridos, en acomodos en medios de transporte, en intervenciones, etc., por ello cada uno de estos momentos debe estudiarse y establecer, a partir del análisis, el criterio y orden que se usará para asignar el lugar adecuado al invitado en función del momento, espacio y tiempo de evento o acto.

El domus protocolar y el derecho de la derecha

En protocolo nos apoyamos, para establecer la mayoría de las precedencias, del domus protocolar que no es más que el punto focal central del escenario, mesa, lugar, sitio, desde donde se harán las ordenaciones de las precedencias que se establecerán para el evento.

Bajo este concepto quien ocupe el centro métrico del lugar en cuestión sería el más importante, así, si tuviéramos en un mismo lugar a un gobernador, un director de empresa y un trabajador quien estaría al centro sería el gobernador y a su derecha, el que le sigue en jerarquía, que, en este caso, sería el director.

A este criterio se le conoce como el derecho de la derecha y en esencia dice que el que sigue a la derecha del de mayor jerarquía es el que sigue en orden de importancia en función de su investidura, poder o papel en el evento.

Este ejemplo, que parece sencillo, puede complicarse si el trabajador será reconocido por sus méritos, entonces, podría ser que su ubicación siga siendo la misma, la izquierda del gobernador, pero los reflectores se le darían más al trabajador mediante el uso de elementos como fotografías, discursos, menciones, etc.

Y antes de seguir avanzando te comparto algo fundamental, las precedencias se establecen siempre, al menos en occidente, a partir de la ubicación del anfitrión y de la vista que tenga este hacia el público, de frente hacia el público.

Criterios base

La única forma de desarrollar y fortalecer nuestro conocimiento en las precedencias es la práctica,  habrá veces que nos equivoquemos y que nos demos cuenta a tiempo, todo ello será experiencia que nos servirá si establecemos un control, por ello, conviene hacer un documento  donde vayamos anotando la personalidad o funcionario que asistió, el objetivo del evento y la precedencia asignada, así como observaciones generales, así, generamos un historial que si bien será difícil que vuelva  a repetirse, nos servirá como sustento a la hora de establecer el criterio de ordenación adecuado.

Hoy quiero compartirte hoy estos 4 criterios básicos:

Criterio de antigüedad: Este criterio se usa cuando las personas tienen el mismo cargo o función, entonces, en función de su antigüedad de la dependencia es como se acomodan. En este supuesto, el titular de la dependencia siempre irá al centro y será,  a partir de él, cómo se genera el acomodo.

En lo social, el de mayor edad será quien tenga mayor importancia, ojo, en ambos casos, sólo después del anfitrión o de quien presida el evento.

Criterio Alfabético: este es el más utilizado porque es un criterio que no favorece a nadie en particular. En función del apellido, se van acomodando los invitados, así, quien se apellida Hernández irá primero que quien se apellida Zúñiga.

Criterio de equiparación: Imagina que haces un evento donde concurren 3 empresas, en dos de ellas, se maneja la figura de presidente, en la otra, de gerente. En este caso se define que los 3 tienen la misma importancia y se les trata por igual. En este tipo de criterio es necesario cuando son más de dos, usar un criterio de acomodo diferente, alfabético es el más usado.

Criterio político: en función del tipo de evento, el acomodo obedece a los compromisos e intereses que se buscan concretar.

Por ello se dice que la precedencia es un arte, por que aplicar correctamente los criterios que hay establecidos y reconocidos no es tan fácil, pero sobre todo, porque hay que saber lidiar con los “cambios” que algunos personajes suelen  hacer con toda la intención de atraer el reflector hacia ellos.

Las #campañas #políticas como #eventos de comunicación

Hemos visto que los eventos son, en realidad, un espacio de comunicación en tiempo real donde podemos sondear el ánimo de los asistentes y también, obtener información que de otra manera seria un poco más difícil.

La ultima colaboración hablamos del evento tipo mitin, y veíamos su importancia y su impacto en el objetivo de todo o toda candidata, reforzar intenciones y obtener el voto.

Y la importancia de los eventos en una campaña política es tal pues transmite la imagen del partido y los posibles atributos del o la candidata en caso de ganar la votación, así, si presenciamos un evento sin pies ni cabeza, seguramente la percepción será que ese candidato no será capaz siquiera de tener orden en su mandato, y aunque como ya lo dijimos, es una cuestión de percepción, no podemos obviar que el día de la votación son las emociones y las experiencias las que también influyen en nuestra decisión.

Así, cada evento que hagamos en el marco de una campaña política debe tener un objetivo y entonces, podremos desarrollar entorno a el mismo, las estrategias a seguir para su cumplimiento, ya sea desde contar una historia, recurrir a las emociones, hacer uso de recursos, un mensaje duro y concreto. En este mismo tema, no olvidemos cuidar la relación entre la comunicación verbal, no verbal  así como el uso de elementos accesorios, cuantas veces no hemos escuchado sobre austeridad como parte de una estrategia de campaña y este mensaje se da desde el interior de un lujoso hotel ubicado en una zona de lujo de la ciudad. Eso, la congruencia debe ir a la par de los objetivos.

Aunado a los mensajes, el tema central del evento, no podemos descuidar aspectos como la escenografía, la iluminación, la disposición de lugares, el audio,  la ambientación, el espacio, y sobre todo, los invitados, y el tratamiento a los mismos y por supuesto, el uso y tratamiento que los medios harán del evento en sí, es decir, las facilidades para la transmisión en directo o diferido, el darles el material o discurso así como información complementaria. Muchos eventos políticos que tenían mensajes contundentes y dignos de ser replicados, se han perdido en el mar de información al no ser transmitidos por los medios correctos o que  fueron tergiversados y su impacto fue el contrario al esperado.

Por ello, es importante darle a cada evento su propia importancia  y personalidad, y no olvidar que son ellos, los eventos, los que bien organizados, pueden acercarnos o alejarnos de nuestras aspiraciones y objetivos.

A %d blogueros les gusta esto: