Los ciudadanos, el verdadero contrapeso en la política.

 

Imaginar el escenario político que hoy vivimos sería impensable hace un par de años. Políticamente en México hemos vividos en un  equilibrio de poderes, que sin ser muchas veces un contrapeso real, sí hacía las veces de aduana para mitigar y controlar un poco el ejercicio del poder, ya fuera de la figura presidencial o de la cámara de diputados y senadores.

Bajo la nueva configuración actual, donde una mayoría política controla gran parte de las tribunas en todo el país, se hace más necesario que la ciudadanía, toda, ejerza su derecho y sea garante, no solo del cumplimiento de las promesas  y acciones de los gobernantes en turno, sino también de cuidar las ganancias que en materia democrática, electiva, de comunicación y libertades hemos ganado.

Y ojo, esta afirmación, la del contrapeso ciudadano, no tiene que ver con el color ni la ideología del partido en el poder, sino en el posicionamiento que cada uno de nosotros debe  tener en este país.

Al margen de consultas ciudadanas, de medidas populistas o de simples afectos, las y los ciudadanos debemos ser más conscientes que nuestras acciones y omisiones, marcan el rumbo del país. Ejemplos en el mundo hay varios, donde los ciudadanos unidos logran cambios estructurales que serían impensables en “democracias” existentes.

Hoy más que nunca el momento es el ideal, ante escenarios de corrupción, de impunidad, de desconfianza hacia todo y hacia todos y ante una sorprendente e  inimaginable lluvia de ideas, acciones y medidas que los y las ciudadanas proponen en espacios digitales y tradicionales, es  tiempo de garantizar que estos contrapesos sean escuchados ¿El reto de los gobiernos? No descalifica ni minimizar las expresiones, reflexiones y acciones de quienes somos, al final del día la razón de ser de los gobiernos.

Los gobernantes, en cualquiera de las esferas, debe garantizar que la formulación de propuestas que emanen desde la sociedad organizada, sean consideradas un gesto  positivo hacia la construcción de un país, que más allá de sus gobiernos, se mantenga en marcha, al final no podemos olvidar ni obviar que la democracia se construye entre todos.

Felipe Reyes Barragan

felipereyesbarragan@outlook.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: