Archivo de la etiqueta: COMUNICACIÓN SOCIAL

ÉPOCA de cajas chinas

No, no es un producto oriental a la venta, el término caja china se refiere, en comunicación, a la “estrategia” que consiste en construir una nota que puede tener elementos que la hacen ver como verídica y al mismo tiempo, de tan “espectacular”, los medios de comunicación y las redes le dan un movimiento inusual y rápido, dándole “vida” y tiempo en exposición mediática a una nota que sirve para distraer de asuntos más importantes o simplemente como un elemento para generar una conversación que puede generar caos, miedo e incertidumbre en un sector de la población (¿cuántos de tus conocidos no han publicado o preguntado sobre la nota de hoy?).

La caja china es una muestra del poder que pueden tener ciertos sectores o grupos para construir o destruir una imagen pública, a través de la influencia que por medio de la percepción se crea utilizando mensajes armados de tal manera que son ambiguos y que con precisión quirúrgica se distribuyen masivamente en medios tradicionales y digitales.

Escribo todo esto en referencia a la ocurrencia y venganza por parte de los senadores de morena, quienes a raíz de la solicitud de desaparición de poderes en el estado de Veracruz, por parte de los senadores de la oposición, ahora piden lo mismo en el caso de los estados de Tamaulipas y Guanajuato, bajo el argumento de la inseguridad y delincuencia.

En los tres casos la desaparición o remoción de poderes se fundamentaría en la atribución que está contenida en la constitución en el artículo 76 y menciona 5 supuestos para que esto pueda darse:

ARTICULO 2o.- Se configura la desaparición de los poderes de un Estado únicamente en los casos de que los titulares de los poderes constitucionales:

I.- Quebrantaren los principios del régimen federal.
No aplica

II.- Abandonaren el ejercicio de sus funciones, a no ser que medie causa de fuerza mayor.
No aplica

III.- Estuvieren imposibilitados físicamente para el ejercicio de las funciones inherentes a sus cargos o con motivo de situaciones o conflictos causados o propiciados por ellos mismos, que afecten la vida del Estado, impidiendo la plena vigencia del orden jurídico.
No aplica

IV.- Prorrogaren su permanencia en sus cargos después de fenecido el período para el que fueron electos o nombrados y no se hubieran celebrado elecciones para elegir a los nuevos titulares.
No aplica

V.- Promovieren o adoptaren forma de gobierno o base de organización política distintas de las fijadas en los artículos 40 y 115 de la Constitución General de la República. NO APLICA

Esta remoción que puede ser solicitada por los senadores, diputados federales o por ciudadanos de la entidad, es por decir lo menos, jurídicamente complicada y poco probable de llevar a cabo y que se cumpla en su cabalidad, en todo caso, tendríamos entonces una remoción del ejecutivo federal ¿no?

¿Entonces?

Más allá de que si es o no legal la petición, lo que nos debe ocupar, que no preocupar, es la marcada tendencia a usar “estrategias de guerrilla” para desestabilizar y crear incertidumbre en la población.

Recordemos que Guanajuato es un estado que ha destacado por su crecimiento económico y sus condiciones sociales, económicas y políticas. Sí, por supuesto que hay mucho que hacer en temas de seguridad, un mal que está golpeando con fuerza al estado y al país en general.

El que una fracción parlamentaria, con mayoría, recurra a una solicitud de desaparición de poderes, antes de proponer acciones diferentes, no solo para Veracruz, Tamaulipas o Guanajuato, sino para todo el país, desde mayor presencia de efectivos de la Guardia Nacional, estrategias conjuntas de seguridad, mejores leyes y sobre todo, aplicación de las mismas, castigar a los delincuentes, inhibir conductas delincuenciales, habla de la soberbia, del ego y de la falta de “política” y oficio por parte de estos grupos, para hacer buen gobierno en favor de los ciudadanos y no de los intereses de algunos cuantos.

Esta caja china de la remoción de poderes busca mover la conversación a terrenos donde la ambigüedad, el morbo y la venganza puedan echar raíz libremente y construir así narrativas falsas, así no se construye la democracia, pero sobre todo, no es así como se mantiene.

Ojalá veamos más debates de altura y no venganzas que en nada abonan al estado de derecho y al desarrollo del país y de cada uno de sus estados.

Anuncios

La comunicación social y la propaganda en los tiempos de la Cuarta Transformación


La comunicación social debe ser institucional, es decir, posicionar a las instancias y sus programas, pero hemos visto, en las últimas semanas, como éste concepto se ha desvirtuado.

Todo gobierno que se precie de transparente, democrático y cercano, debe ser accesible para sus ciudadanos, buscando, en principio, mantener informados a la población de las acciones y resultados, todo esto, por medio de las áreas de comunicación social de los gobiernos.

Una adecuada comunicación social no solo permite mantener al tanto de las acciones de un gobierno, sino que al mismo tiempo, establece puentes y conexiones del ámbito  social – político, facilitando así el intercambio de ideas, el apoyo y soporte de las y los funcionarios y generado opinión pública, que termina siendo un termómetro real de las percepciones del gobierno en turno.
Con todo esto, y con una estructura humana y con un presupuesto, los gobiernos pueden y deben hacer campañas y estrategias que abonen al ánimo colectivo y, sobre todo, a generar una imagen e identidad de las instituciones y sus funcionarios, pero es, al mismo tiempo, un arma que si no se utiliza con fines éticos,  puede convertirse en un instrumento propagandístico.

Definimos #propaganda “la forma de comunicación que tiene como objetivo influir en la actitud de una comunidad respecto a alguna causa o posición, presentando solamente un lado o aspecto de un argumento.” Presenta como tal, ciertas omisiones y sesgos que permiten encaminar al que recibe estos estímulos ( propaganda) a considerar, hacer suya o apropiarse de una idea sembrada y haciendo un cambio en la actitud.
Aunque en nuestros tiempos el término propaganda tiene un sesgo negativo, su origen fue neutro, de hecho, personajes como el relacionista público Edward Bernays propuso campañas de propaganda para que los EUA pudieran luchar, con  el apoyo del pueblo norteamericano, contra los alemanes.
Hasta este punto, tenemos claro que la comunicación social debe ser institucional, es decir, posicionar a las instancias y sus programas, pero hemos visto, en las últimas semanas, como éste concepto se ha desvirtuado y estamos ante un excesivo uso de la imagen, nombre y figura del Presidente López Obrador.


La ley en México es muy clara en el tema de la comunicación social, el artículo 134 constitucional dice:
“Los servidores públicos de la Federación, las entidades federativas, los Municipios y las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México, tienen en todo tiempo la obligación de aplicar con imparcialidad los recursos públicos que están bajo su responsabilidad, sin influir en la equidad de la competencia entre los partidos políticos. La propaganda, bajo cualquier modalidad de comunicación social, que difundan como tales, los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno, deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público. Las leyes, en sus respectivos ámbitos de aplicación, garantizarán el estricto cumplimiento de lo previsto en los dos párrafos anteriores, incluyendo el régimen de sanciones a que haya lugar.


No obstante lo anterior, basta con dar un vistazo a las redes sociales del Gobierno de México y podremos encontrar el regreso del presidencialismo y el culto a la personalidad de AMLO, no hay día que no  aparezca en medios, que su imagen y frases sean replicadas no solo por sus seguidores, sino por las mismas dependencias que al hacerlo,  incurren en faltas al artículo arriba citado o bien, al artículo 9 de la Ley de Comunicación Social:
Artículo 9.- Además de lo previsto en el artículo 21 de esta Ley, no se podrán difundir Campañas de Comunicación Social, cuyos contenidos:
I. Tengan por finalidad destacar, de manera personalizada, nombres, imágenes, voces o símbolos de cualquier servidor público, con excepción de lo previsto en el artículo 14;
II. Incluyan mensajes discriminatorios, sexistas o contrarios a los valores, principios y derechos constitucionales;
III. Inciten, de forma directa o indirecta, a la violencia o a comportamientos contrarios al ordenamiento jurídico, y
IV. Induzcan a la confusión con los símbolos, ideas, expresiones, diseños o imágenes empleadas por cualquier organización política o social.


En momentos donde el ambiente del país se vive cambiante, donde el diálogo queda rebasado por la descalificación y donde lo institucional se deja de lado, es necesario y primordial que las áreas de comunicación social del Gobierno de la 4T asuman su papel y la congruencia y la coherencia sean las bases de toda estrategia de comunicación.


Felipe Reyes Barragan
felipereyesbarragan@outlook.com
felipereyesbarragan.blog

Los retos de la #comunicación #social y #política de #AMLO.

En estos días que han pasado desde que Andrés Manuel López Obrador tomó posesión como presidente de México, hemos podido ver cómo será el nuevo esquema de la comunicación y su gabinete hacia la sociedad.

Ha llamado la atención su estrategia, la falta de ella así como el centralismo con que ahora la presidencia se maneja.

Desde la ambigüedad y contradicción en tema sensibles como lo es el Nuevo Aeropuerto,  la Guardia Nacional y la Ley de remuneraciones, hasta la contundencia en eliminar reformas, desaparición de dependencias, es decir, hemos pasado por vaivenes en la forma comunicar y ser informados lo que ha generado un mar de comentarios, opiniones y percepciones que no abonan en mucho a la estabilidad del país, que más allá del divisionismo político, se encuentra inmerso en una realidad que ahora nos define.

AMLO retoma la conferencias matutinas mejor conocidas como “mañaneras” con el argumento de citar a los medios para generar la agenda y que los mexicanos estemos informados, así,  hemos visto  reportes de seguridad, chascarrillos, colados que van y piden apoyos o venden servicios,  declaraciones y posicionamientos poderosos. Si bien en la comunicación una de las máximas es informar bien y a tiempo, esta estrategia, la de las conferencias matutinas, terminará por saturar y agotar a los que asisten y a quien la preside. Lo cierto es que más que estar todos los días informando que se hará, lo que resulta más efectivo son los resultados, y los tiempos corren.

Continua la lectura en: https://www.alcaldesdemexico.com/de-puno-y-letra/los-retos-de-la-comunicacion-social-y-politica-de-amlo/

Publicado originalmente en https://www.alcaldesdemexico.com/de-puno-y-letra/los-retos-de-la-comunicacion-social-y-politica-de-amlo/

Imagen destacada de https://www.fesmedia-latin-america.org/fileadmin/processed/0/e/csm_WEB-FES9_2f37e093bd.png